Nada más embriagador, en una noche de invierno, que reunirse alrededor de una de las numerosas candelas repartidas por el pueblo, hechas con restos de la poda de olivos, compartir una buena charla y productos típicos como el chorizo, la morcilla o la panceta, regados de buen vino, con los vecinos de la localidad.